BILATU

lunes, 20 de enero de 2020

ZAHARRA BERRI


Historia atsegin dudala baieztatu dut maiz, baita frogatu ere, nire idazkietako askok iraganeko testuetan baitituzte erroak. Egia esateko, eskarmentuaren gainean idazten da,
erreferentziarik gabe ezingo bailitzateke ezer sortu. Baina iragana esplizituki aipatzen ari garenean arrazoiren batek hara garamatza, eta nire gaurko ekarpentxo honek horixe erakusten du. Historia alderatuaren eremu mugatuan kokatzen dut gaurko istorioa. 

“Todo el mundo sabe que el Tribunal de Garantías Constitucionales no está formado por gentes levantiscas, rebeldes ni acaloradas. Si se exceptúa a cuatro vocales de significación izquierdista, casi todos los demás son militantes en los partidos políticos que ocupan el Poder; y los pocos que no lo son se encuentran situados mucho más a la derecha. 

Es igualmente sabido que uno de los principales cometidos del nuevo organismo es el recurso de amparo, mediante el cual los ciudadanos buscan protección frente a los desafueros de las autoridades si se vulneran los derechos constitucionales. Siempre que se habla de estas cosas, los que viven a gusto niegan, airados, la legitimidad de la protesta.

¡No es verdad que haya presos gubernativos! – Y todos sabemos que en España los presos gubernativos, desde hace muchos años, se cuentan por millares.

- ¡Nadie niega la libertad de propaganda! – Y todos sabemos que en España no habla nadie más sino el que los Gobiernos quieren que hable.

- ¡El periódico suspendido reaparecerá en breve! –Y todos sabemos que no reaparecerá.
 
-   -  ¡Nadie niega el derecho de asociación! - Y hay centenares de asociaciones cerradas contra ley.

    Todo ello sucede con relieve dramático, en casos de significación política que no han perdido actualidad y cuyo sentido influirá por mucho tiempo en la vida española (inmunidad de los diputados del Parlamento catalan, proceso de la Generalidad etc)…”

Honaino helduta, idazten jarri naizeneko xedea zein nuen irakurleari garbi geratuko zitzaiolakoan nago. Argi dezadan, amaitu aurretik, aurreko testua 1935eko irailean publikatu zuela Angel Ossorio politiko heterodoxoak Espainiako zenbait egunkaritan. 

  
  Argazkia: JMVM

No hay comentarios:

Publicar un comentario